Dormir bien en verano resulta imposible para muchos. El calor se convierte en nuestro principal enemigo. Las altas temperaturas hacen que la ropa nos moleste, que se nos peguen las sábanas y que pasemos horas dando vueltas hasta encontrar la postura perfecta para conciliar el sueño.

Dormir con la ventana abierta o el aire acondicionado es una buena solución, pero hay otros pequeños trucos que te ayudarán a dormir bien durante las noches de verano. ¡Toma nota y di adiós al insomnio veraniego!

Consejos para dormir bien en verano 

Controla la temperatura de tu dormitorio

Dormir con una temperatura superior a los 26º reduce la calidad del sueño, por lo que se aconseja que la habitación esté entre los 16 y 22 grados. Si no tienes aire acondicionado, una buena manera de mantener la habitación fresca es bajar las persianas durante las horas de más calor y abrirlas al atardecer para ventilarla. Debes conseguir un equilibrio entre bloquear la luz del sol y permitir la entrada del aire fresco, por lo que unas finas cortinas también pueden ser de gran ayuda.

Por otro lado, colocar un ventilador en un lugar estratégico de la habitación es una buena opción para ayudar a que circule el aire. Un remedio casero muy útil para aumentar la sensación de frescor es poner un barreño con hielo delante del ventilador, ya que la evaporación de los hielos proporcionará a la estancia una brisa fresca.

¡Refréscate!

Para dormir bien durante las noches de más calor, te recomendamos una ducha templada justo antes de ir a la cama. Importante: utiliza agua templada, ¡no fría!, ya que el agua fría activará tu cuerpo y, por lo tanto, será más difícil conciliar el sueño.

También es recomendable tener un vaso de agua fría al lado de la cama, para esos momentos a media noche en los cuales te despiertas acalorado. Otro truco es mojarse las muñecas y las manos con agua fría, ya que debido a la gran concentración de vasos sanguíneos que hay en esta zona, tendrás la sensación que acabas de refrescar todo tu cuerpo.

Un remedio casero que nos ha llamado la atención es el del “método egipcio”. Se trata de taparse con una sábana húmeda y experimentar así esa sensación de mojado. ¿Alguien la ha probado? ¿Nos lo recomendáis?

Otro truco, fuera de lo común, es cenar picante. Aunque pueda parecer contradictorio, una cena poco abundante con picante ayuda a sudar, por lo que nuestro cuerpo perderá calor a través de la sudoración.

Hazte con ropa de cama de verano

Si quieres dormir bien en verano, hay que contar con ropa de cama adecuada para esta estación. Lo mejor es que retires de la cama aquello que pueda darte calor como, por ejemplo, el uso excesivo de almohadas

Las sábanas de algodón son las mejores aliadas para combatir el calor. Deja de lado la seda, el satén y, sobre todo, las sábanas de poliéster. Asimismo, es mejor optar por tejidos en colores claros, para que no absorban los rayos de sol.

Si eres de los que no puede dormir bien sin taparse, saca los pies fuera de las sábanas, te ayudará a restablecer tu temperatura corporal.

Encuentra la postura perfecta para dormir bien

Aunque puede parecer una obviedad, en estos casos, es primordial no agobiarse y empezar a dar vueltas por la cama, ya que el colchón absorbe el calor del cuerpo aumentando, de esta forma, tu sensación de ardor.

Una de las mejores posturas para dormir bien y no pasar tanto calor es ponerse de lado, ya que tendrás menos contacto físico con la superficie de la cama. Y ten en cuenta que, cuando más estirado pongas tu cuerpo, más aire dejarás correr y más fresco dormirás.