Se acerca el gran día y ¿aún no has pensado en la ropa de cama para boda? Además de elegir el vestido y el traje, los complementos y otros detalles, hay que pensar en vestir el dormitorio. De hecho, para el día del enlace, debes tener en cuenta que hay tres estancias que tienen protagonismo: el dormitorio en la que se viste la novia, en el que se viste el novio y, por último, la habitación donde ambos pasaréis la noche de bodas. Las dos primeras tienen principalmente un papel decorativo, ya que son los escenarios y fondo de muchas fotografías, sin embargo, la tercera adquiere una relevancia sentimental e íntima.

Sabemos que organizar una boda no es tarea fácil, así que puedes respirar tranquila, la idea de preparar estos dormitorios para el día de la boda no es reformarlos, sino adaptar pequeñas piezas de mobiliario y cuidar detalles como la ropa de cama y otros elementos decorativos que transformarán por completo tu dormitorio para este día. La clave está en tener presente cuál es la función de cada habitación para tomar la mejor decisión.

Cómo decorar el dormitorio para el día de la boda

En el caso de las habitaciones donde se van a vestir los contrayentes, nuestra recomendación es que menos es más. ¡El foco de las fotos sois vosotros, los novios! Que nada os reste protagonismo, eso sí, debes cuidar cada detalle. En general, se suele optar por fondos neutros con pocos elementos para que no desvíen la atención en las fotos.

Para conseguir este objetivo, quita cuadros de algunas paredes (siempre que no se note excesivamente el clavo donde están colgados habitualmente o la señal en la pintura) y guarda o retira la decoración que tengas en muebles y mesillas salvo que tenga un sentido especial como una foto familiar o un detalle con historia. No te preocupes, el espacio no quedará vacío. Serán las propias prendas y complementos que uses para vestirse lo que llenará el hueco.

Si nos centramos en la habitación donde se vestirá la novia y ésta cuenta con una cómoda, tocador o mueble, lo conveniente es quitar todo lo que habitualmente esté encima. En su lugar, pondremos de forma estética y decorativa las joyas y complementos que vaya a usar,el perfume y algún elemento decorativo como una foto con valor sentimental, un espejo de mano familiar, un recuerdo de la pareja, un jarrón con flores frescas o el propio ramo de novia. Siempre hay alguna foto detalle de este tipo de cosas que aporta un toque especial al reportaje del enlace. Despeja también las mesillas de noche y aprovecha el espacio para cosas que vayas a usar ese día o que te gustaría que aparecieran en las fotos.

En la estancia donde se vista el novio, el ejercicio debe ser similar. Recomendamos dejar alguna pared vacía de cuadros, si es posible la que mejor luz natural tenga, para poder contar con un fondo totalmente liso para alguna foto. También es importante retirar los elementos decorativos de algún mueble para poder poner los gemelos, el reloj, la colonia y otros complementos que vaya a llevar. En las mesillas de noche se puede incluir algún toque sentimental con fotos, recuerdos o flores naturales.

Cómo elegir la ropa de cama para boda

En todo dormitorio, el elemento principal es la cama así que hay que poner especial cuidado en la elección de los textiles para vestirla: desde las sábanas hasta la colcha, edredón y cojines.

La opción más recomendada es vestir la cama de blanco, ya que da luz a las fotos, amplitud al espacio y configura un fondo neutro para que destaquéis vosotros, los novios. Puedes decantarte por fundas nórdicas con vainica o cenefas ornamentales o bien juegos de sábanas blancos con una cenefa bordada o puntilla, que aportarán un toque delicado, decorativo y elegante a los dormitorios.

Si prefieres un estilo más casual, puedes decantarte por juegos de sábanas con pequeños detalles decorativos en colores claros y neutros como el beige, piedra o gris.

Si continuamos con el textil, las cortinas, alfombras y cojines también se aconsejan que sean blancas o de colores claros y neutros para crear fondos luminosos. Las cortinas pueden sustituirse por visillos ligeros que dejen pasar la luz, las alfombras pueden retirarse directamente o si son oscuras cambiarse por otras más claras o en tonos naturales y los cojines mejor dejar los imprescindibles en la misma gama de colores neutros y que aporten luz.

Para la noche de bodas, cobra especial sentido los olores y el tacto. Retira parte de la decoración y añade flores frescas, pétalos de rosas o velas aromáticas para aportar un aroma fresco y sensual a la estancia.

Los textiles, especialmente en la cama, darán el toque suave y agradable al tacto. Nuestra recomendación: sábanas y fundas nórdicas de algodón 100% peinado de entre 180 y 200 hilos, ya que se trata de fibras naturales muy agradables al contacto con la piel, ligeras y traspirables.

Recuerda que cada detalle del dormitorio cuenta, así que revisa cada pared, mueble y elemento para decidir qué quitar, qué mantener y qué cambiar de lugar. Repasa también todo aquello que usarás el día del enlace y piensa en su ubicación en la estancia para que esté a mano y sirva de decoración. No olvides la importancia de la ropa de cama para boda, ya que será parte del fondo de las fotos y el elemento principal de la noche nupcial.

¡Comparte con nosotros tu dormitorio de boda con el hashtag #momentodobleB!