¿Tiene alguna relación la ropa de cama con el aumento de la libido? Aunque de primeras pueda parecer que la elección de las sábanas no influye en el deseo sexual, los tejidos y colores con los que vestimos nuestra cama pueden ayudar a aumentar nuestras ganas de mantener relaciones sexuales. ¡Toma nota para este San Valentín!

Sexualidad y decoración del dormitorio

Ya recurrimos a esta corriente china en el artículo “Cómo orientar la cama para descansar profundamente”, y el tema que nos ocupa nos vuelve a llevar a ella: el Feng Shui. Esta disciplina, que estudia la correcta distribución de muebles en función de la energía vital del espacio y los elementos, tiene también una teoría sobre cómo la distribución del dormitorio puede potenciar la libido.

Según esta corriente, a la hora de seleccionar y ubicar los muebles y los elementos decorativos en una habitación, debemos tener en cuenta ciertos aspectos que ayudarán a incrementar el apetito sexual:

La cama debe estar despejada: es el elemento clave de todos los dormitorios. Según el Feng Shui, si queremos aumentar nuestra libido, lo mejor es que no haya ningún objeto, como por ejemplo cajas, debajo de la cama. Tampoco debería haber nada justo encima, como pueden ser ventiladores o una lámpara de techo.

Colores cálidos: vamos a entrar más en detalle sobre los colores como potenciador de la libido, pero a groso modo, la teoría dice que los colores cálidos como rojo, naranja o tierra son los más indicados para una habitación, puesto que la hacen más acogedora. En cambio, los colores neutros o fríos apagan el deseo sexual. Así que, tanto en paredes como en textiles, como pueden ser sábanas o complementos, apuesta por tonalidades fuertes.

Comprar plaid granate                                                                                                                   Comprar juego de sábanas

Decoración binomio: a la hora de moblar la habitación, lo más indicado es contar con dos objetos iguales: dos mesitas, dos lámparas, dos sillones, etc. ¡Siempre a la par!

Simplicidad: mejor no cargar el dormitorio con demasiados elementos decorativos que puedan distraer nuestra mente. 

Ropa de cama y deseo sexual 

¿Quién no se ha llevado más de una vez una sorpresa al llegar a casa de su compañero o compañera de cama y ver las sábanas que hay puestas? Al margen del diseño, que puede ser más o menos de nuestro agrado, lo esencial para mantener el deseo sexual es que las sábanas estén limpias, que hagan buen olor y que mantengan su suavidad. Pero si vamos un paso más allá en la relación que existe entre la ropa de cama y la libido, debemos profundizar en dos conceptos: la composición de los textiles y el color.

La temperatura exterior influye en nuestro deseo y es que, al contrario de lo que pensamos, el clima también afecta a nuestro apetito sexual. ¿Eso significa que hay una época del año mejor para mantener relaciones sexuales? La respuesta varía en función de la persona. Hay estudios que apuntan que el verano es la época en la que hay más actividad sexual por diversos factores, como el hecho de vestir con ropa más ligera o disponer de una mayor luz solar que incrementa los niveles de testosterona y de estrógenos -las hormonas sexuales-. Sin embargo, hay personas que disminuyen el contacto sexual durante los meses de verano porque hace más calor y los cuerpos sudan más.

Por el contrario, hay expertos que apuntan que en los meses de invierno se producen más encuentros sexuales con nuestra pareja, ya que el frío hace que permanezcamos más tiempo en la cama y busquemos el calor de la otra persona.

En ambos casos, debemos contar con la ropa de cama indicada para cada estación si queremos conseguir una temperatura agradable. Así pues, para los meses de frío, opta por juegos de sábanas de invierno, de tejido mucho más suave y agradable al tacto, que ofrecen una buena protección. También es importante contar con una funda nórdica y relleno o un edredón que nos aporte calor. Si estamos a gusto en la cama, tendremos muchas más ganas de pasar más tiempo en ella al lado de nuestra pareja. Y ya se sabe… ¡el roce hace el cariño!

En cambio, en verano es aconsejable ropa de cama de tejidos frescos y transpirables, como el algodón, para combatir las altas temperaturas y sentirnos cómodos. De lo contrario, evitaremos pasar tiempo en la cama, por lo que disminuirán los momentos de contacto con la otra persona.

La tonalidad de la ropa de cama también puede potenciar o inhibir el deseo sexual. Asociamos los colores a unos sentimientos, lo que nos hace reaccionar de una manera determinada. Un estudio realizado en Reino Unido concluyó que las parejas cuya habitación era de color morado tenían un 3% más de relaciones sexuales. Por lo que, el morado, junto con el rojo, negro y rosa son percibidos como los colores más sensuales, que estimulan el deseo sexual.

Comprar sábanas moradas                             Comprar funda nórdica estampada                      Comprar colcha boutí coral

Si no te atreves a pintar toda tu habitación en morado, rojo o negro, puedes introducir algunos toques en los textiles de la cama -sábanas, fundas nórdicas, cojines o plaids decorativos- ¡y avivar la pasión en tu dormitorio!

¿Necesitas ideas para este San Valentín? Consulta nuestra selección de productos: